Micromachismos (de hombres y de mujeres) -Parte III-

25 marzo 2019
| ,
Guardar

En esta entrega de los consejos de Lila Bendersky, que nosotros presentamos como orientaciones eficaces para combatir y superar el micromachismo de hombres y mujeres, los consejos referidos a las tareas del hogar; la convivencia en el espacio público; y el respeto al cuerpo y los deseos de las mujeres:

Ocupate de las tareas del hogar y del cuidado familiar

“En Argentina la participación de las mujeres en el mercado del trabajo creció muchísimo desde la mitad del siglo pasado hasta hoy. Lo que no se movió al mismo ritmo fue la participación de los varones en las tareas del hogar”, escribe D’Alessandro en el libro “Economía feminista”. La asimetría en lo que respecta al trabajo doméstico es uno de los mayores puntos de desigualdad entre hombres y mujeres.

Es clave que estas tareas se distribuyan de manera equitativa. Por ejemplo, cada semana puede rotar la persona que se ocupa de ir a la verdulería, cocinar o limpiar. Hasta pueden dejar todo esto asentado en algún cronograma.

Lo mismo tiene que ocurrir con el cuidado de los integrantes de la familia: ¿cuántas veces llevas a tu hijo/a al médico?, ¿quién falta al trabajo cuando los chicos no tienen clases?, ¿quién compra los útiles escolares que los niños necesitan constantemente llevar al colegio?

Esto que muchos entienden como «actos de amor» es lo que se conoce como doble jornada laboral: la población femenina trabaja afuera y adentro de la casa. Si estás a favor de la igualdad de género es hora de que tomes la posta de estas tareas.”

[Sobre este punto recordamos nuestro artículo “Deberías habérmelo pedido”, un cómic sobre la “carga mental”, que refiere precisamente al plus de trabajo con que cargan las mujeres al asumir, sumadas a sus obligaciones laborales, las tareas domésticas, generalmente con exclusividad en relación con la pareja o los restantes miembros de la familia]

Transitá el espacio público de manera responsable

“Una encuesta, realizada en 2014 por la Semana del Acoso Callejero, indicó que casi un 60% de las mujeres se siente intimidada por los piropos y prefiere no recibirlos. Ese mismo relevamiento reveló que el 56% de las encuestadas cruza la calle si ve un grupo grande de varones; y el 42,9% siente temor al caminar sola por la vía pública.

Aunque no te identifiques con este tipo de comportamiento de parte del género masculino, hacé lo tuyo para que las mujeres nos sintamos más cómodas en la calle.

Respetá si alguna rechaza que la dejes pasar primero al colectivo y ante todo escenario evitá el manspreading.”

[La palabra manspreading se utiliza como sustantivo, no tiene traducción directa al español y está formada por el prefijo man («hombre») y el sufijo spreading («extendiéndose»), aunque la forma inglesa es la más utilizada, la Fundacion BBVA propuso como posibles alternativas en castellano el uso de los sustantivos «despatarre» o «explayamiento» masculino o machista. Hace referencia a la actitud masculina de sentarse con las piernas abiertas en el transporte público, ocupando así el lugar de más de un asiento].

Sé respetuoso con el cuerpo y el deseo de la mujer

Cuando en un boliche un hombre insiste una y otra vez en hablar con una mujer o la agarra para poder hablar con ella, eso también representa una situación de acoso, abuso de poder y violencia. Si ves situaciones de este tipo, intercedé.

En lo que refiere al acto sexual, la anticoncepción y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, estos son temas que involucran a las dos partes. Cuidate y cuidala [ nosotros  diríamos: permití que ella se cuide], conversá sobre el tema y que sea algo de los dos. Por último, las relaciones sexuales tienen que ser consentidas en todos sus aspectos así que escuchá a tu compañera. Siempre tené en claro algo: no es no.

[ Para más información sobre estos temas, recomendamos la entrevista a María del Mar Ramón Vélez, de Red de Mujeres en #EducaciónHoy, sobre la campaña “Fanática de los Boliches”, para prevenir la violencia de género a través de códigos secretos de mujeres que son acosadas y la capacitaciòn del personal de bares, restaurantes y boliches y “Anticoncepción, ¿cosa de mujeres?”, sobre el papel prácticamente nulo de los varones en materia de anticoncepción. También este artículo del diario La Nación: “Avisame cuando llegues. Los mil miedos de ser mujer y transitar la ciudad de noche”].

De “8 consejos para (intentar) ser un hombre feminista”, por Lila Bendersky, para La Nación del 8 de octubre de 2018
Las cursivas entre corchetes son nuestras.

Deja un comentario