Ada Lovelace, la mujer que ideó el primer algoritmo

11 septiembre 2018
| , ,
Guardar

Ada Lovelace fue la primera programadora de la historia. Esta matemática y escritora inglesa, hija del famoso poeta Lord Byron, recibió una educación peculiar para una mujer de su tiempo. Su madre Anna Isabella Milbanke -que abandonó a Byron al poco de casarse- le proporcionó una educación excepcionalmente estricta en matemáticas. Cuando Lovelace vio por primera vez la máquina analítica, considerada el antecedente de los modernos ordenadores, tuvo claro que quería trabajar con su creador, el científico Charles Babbage. Ambos mantuvieron una gran amistad e intercambiaron detalles sobre el invento. Pese a que este nunca llegó a fabricarse, suscitó el interés de muchas personalidades de la época.

Lovlace tradujo al inglés un documento publicado en una revista francesa sobre el invento de Babbage y le añadió notas explicativas que acabaron por duplicar en tamaño al texto original. Sus anotaciones ya avanzaban ideas modernas sobre programación e incluían el sistema de tarjetas perforadas, inspirado en el telar de Jacquard, que sería el que se utilizaría para programar los primeros ordenadores a mediados del siglo XX.

[“Soy más que nunca la novia de la ciencia. La religión para mí es ciencia y la ciencia es religión”, es una frase que se le atribuye a Ada Lovlace. La relación con la religión, se entiende, porque confronta dos actitudes en pugna frente al conocimiento: fe u observación más prueba y error. Es más interesante su referencia al noviazgo con la ciencia, que además de describir lo profundo de su vocación científica y su compromiso con la profesión, es elocuente respecto de los paradigmas dominantes sobre el rol de la mujer y el costo (aunque ella fuera casada), en todo caso, de superarlos: es la casa o lo otro. Como si decidir una vida más allá de las tareas domésticas que se le imponen a la mujer implicara el precio de renunciar a todo lo demás. Una falsa opción, dramática, terminante, a la que no se expone a los hombres y que lamentablemente aún tiene vigencia en la actualidad].

[Ana Lovlace nació el 10 de diciembre de 1815, en Londres, Reino Unido y falleció el 27 de noviembre de 1852, en Marylebone. Su nombre completo es Augusta Ada King-Noel, Countess of Lovelace].

[Otros artículos de nuestra etiqueta “Investigadoras y Descubridoras”: “Hedy Lamarr, matemática e inventora”; “Un video sobre 33 de las muchas cosas que quizás no sabías inventaron mujeres”; y “La brecha de género en tecnología y emprendedorismo tecnológico”, una conversación de Ariel Torres con Sofía Contreras, cofundadora de Chicas en Tecnología, una organización que busca cerrar la brecha de género en la industria tecno argentina. Y acá, una charla con Mariana Varela, cofundadora de esa organización, en EducaciónHoy, nuestro programa de radio].

[Como se puede observar en los artículos que les recordamos, el desconocimiento del papel protagónico de las mujeres en la ciencia de la computación no es exclusivo de esta disciplina, sino que repite un olvido o supresión que ya existía en otras ramas del conocimiento, como la matemática, la filosofía y el arte. Sobre el punto, es de interés la película “Hidden Figures” (“Figuras Ocultas”, 2017), sobre tres científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA: Katherine Johnson, Mary Jackson y Dorothy Vaughan. Acá, el avance en español de la película].

[Esta entrada de esta misma sección hace foco en cómo, paradójicamente tratándose los algoritmos de una creación femenina, en la actualidad refuerzan la discriminación de las mujeres: “Algoritmos, otra forma tecnológica de banalizar el maltrato“].

[A propósito de esta determinación arbitraria de roles, sugerimos a modo de complemento la colección “Yo soy igual”, de la Librería de Mujeres Editoras, compuesta por seis cuentos, que recogen la experiencia de niñas y niños cuyas mamás ejercen oficios o profesiones históricamente asignadas a los hombres. También, artículos anteriores de esta misma sección, como “Aspiraciones, aspiradoras y viejos estereotipos femeninos”, “Carretillas y máquinas de coser…”, “Amas de casa ¿o esclavas domésticas?”, y “Bañxs de Damxs y Caballerxs”].

 

Modelo parcial de la máquina analítica desarrollado por Babbage y actualmente expuesto en el Museo de la Ciencia de Londres.

Diagrama de Lovelace de la nota G, el primer algoritmo informático publicado. Photo: wikipedia.

 

El artículo toma como base el especial de El País, de España, para su serie “Mujeres de la Ciencia”, de 2018.
Las ilustraciones son originales del artículo y de Wikipedia.
Los datos biográficos son de Wikipedia.
Las cursivas entre corchetes son nuestras.

 

Etiquetas: