Biopolítica Gubernamentalidad, educación, seguridad

| | | |
Guardar

En la segunda década del siglo XX el geógrafo y politólogo sueco Rudolf Kjellén
publicó una serie de trabajos que, desde el aporte de las nuevas ciencias, buscaban pensar la realidad del Estado como un organismo. Su obra de 1916 se titula, precisamente, El Estado como forma viviente. Algunos años después, en la que puede considerarse la síntesis de su pensamiento, el Esbozo para un sistema de la política, Kjellén afirma que esta idea terminó convirtiéndose para él en una tarea vital (una Lebensaufgabe).
A fin de encontrar un nombre apropiado para esta rama de su sistema, Kjellén
nos explica que se inspiró en el término «biología». Pero inmediatamente aclara, remitiéndose a un discípulo de Aristóteles, Dicearco, que, en su caso, el uso que hace del término «bíos» es más apropiado con su etimología que el que hicieron quienes crearon, casi un siglo antes, la expresión «biología». Bíos, en efecto, tiene más que ver originalmente con el estilo de vida que con la vida que nosotros llamamos biológica.

En la segunda década del siglo XX el geógrafo y politólogo sueco Rudolf Kjellén
publicó una serie de trabajos que, desde el aporte de las nuevas ciencias, buscaban pensar la realidad del Estado como un organismo. Su obra de 1916 se titula, precisamente, El Estado como forma viviente. Algunos años después, en la que puede considerarse la síntesis de su pensamiento, el Esbozo para un sistema de la política, Kjellén afirma que esta idea terminó convirtiéndose para él en una tarea vital (una Lebensaufgabe).
A fin de encontrar un nombre apropiado para esta rama de su sistema, Kjellén
nos explica que se inspiró en el término «biología». Pero inmediatamente aclara, remitiéndose a un discípulo de Aristóteles, Dicearco, que, en su caso, el uso que hace del término «bíos» es más apropiado con su etimología que el que hicieron quienes crearon, casi un siglo antes, la expresión «biología». Bíos, en efecto, tiene más que ver originalmente con el estilo de vida que con la vida que nosotros llamamos biológica.