Para los chicos sin recursos, el jardín no basta para aprenderVigente

6 agosto 2018
Guardar

La premisa de que la escolarización temprana se asocia con mayores niveles de aprendizaje en primaria y secundaria no se verifica en los chicos de nivel socioeconómico bajo, según un estudio que realizó el Observatorio Argentinos por la Educación.

El informe, llamado “El jardín de infantes no puede solo”, se basó en los datos de Aprender y llegó a la conclusión de que para quienes sufren múltiples privaciones (por ejemplo, en alimentación, vivienda, salud o estimulación, entre otras) la asistencia a nivel inicial no alcanza para que mejoren significativamente su desempeño en lengua y matemática en ambos niveles.

Para Mariano Narodowski, pedagogo e investigador, la educación no puede sobreponerse autónomamente a las peores condiciones sociales. “Es mucho lo que la escuela puede brindar si incluye con alta calidad, pero no va a resolver en forma definitiva los déficits que dejan las condiciones socioeconómicas más brutales”, agregó.

Según las hipótesis del informe, la diferencia de aprendizaje entre niños de nivel socioeconómico bajo y alto podría explicarse por dos motivos: o bien el jardín de infantes no alcanza a compensar por sí mismo las múltiples privaciones a las que se ve expuesta la infancia o bien hay una gran diferencia en la calidad de la oferta de nivel inicial a la que acceden los niños según su nivel socioeconómico.

La problemática se agrava si se tiene en cuenta que, de acuerdo con el último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina, el 39,7% de los chicos de entre 0 y 14 años son pobres en nuestro país.

Análisis
Entre los chicos de nivel socioeconómico bajo, el porcentaje de estudiantes que logran un nivel satisfactorio o avanzado en lengua en primaria prácticamente no varía según hayan concurrido al jardín de infantes o no. Entre quienes no fueron al jardín, el 58,8% logran buenos desempeños y quienes fueron a la sala de 5 conforman un 58,1% de buenos desempeños.

Cuando se analizan los conocimientos en matemática los resultados son más notorios: según el relevamiento, el 57,3% de quienes obtuvieron buenos desempeños no fueron al jardín, versus el 52,8% de quienes fueron desde los cuatro años. Entre los alumnos de nivel socioeconómico alto sí se da una asociación positiva entre asistencia al jardín y mayor aprendizaje.

“En los niveles socioeconómicos medios y altos es mayor la correlación entre asistencia al jardín y aprendizaje en primaria y secundaria”, planteó Juan Llach, miembro de la Academia Nacional de Educación. “Esto ocurre porque, por ejemplo, las cruciales prácticas de desarrollo infantil (nutrición y estimulación) pueden ser de mayor calidad en esos niveles socioeconómicos. Y también puede estar ocurriendo que los jardines a los que asisten los chicos más pobres sean, en promedio, de inferior calidad y no lleguen a compensar las diferencias de prácticas de desarrollo infantil entre uno y otro nivel socioeconómico”, sumó.

Por María Ayzaguer, para La Nación del 17 de julio de 2018