¿Es más justo un Poder Judicial 2% menos machista?

29 abril 2019
| ,
Guardar

En el último tiempo se conocieron varias iniciativas destinadas a enmendar una injusticia hasta ahora naturalizada: la disparidad de género en el Poder Judicial. En la Corte Suprema de Justicia de La Nación, de cinco miembros, sólo hay una mujer; y entre los 12 jueces federales de Comodoro Py, nada más una, María Romilda Servini de Cubría.

Unas con más prensa que otras, hay iniciativas en el Congreso Nacional y en el Consejo de la Magistratura y apuntan a modificar el proceso de selección de magistrados en los fueros Federal y Nacional.

Está el proyecto de ley de la diputada Elisa Carrió, que reserva para las mujeres un 30% de los puestos en todos los cuerpos judiciales pluripersonales federales (de todo el país) y nacionales (de la Ciudad Autónomas de Buenos Aires). El texto, como es de rigor, invita a las provincias a adherir a la norma, para replicar la exigencia también en las jurisdicciones locales.

Para lograr su objetivo, el proyecto avanza en una modificación en el mecanismo de selección y propuesta de candidatos a ocupar los juzgados: la famosa formación de ternas por concurso. El dispositivo consiste en que, para los casos en que los tres primeros puestos de la lista de mérito confeccionada por el Consejo de la Magistratura fuesen hombres, el tercer lugar sea cubierto por la mujer mejor ubicada por el puntaje obtenido.

La opción de la autora de definir el cupo en un 30%, seguramente responde a la tendencia mayoritaria de fijarlo en ese número, pero no deja de constituir una opción de mínima y bastante injusta, si lo comparamos con la realidad de que las mujeres no son el 30 sino el 51% de la población, además de que las graduadas universitarias ya llegan al 60% de todos los graduados universitarios.

Hay otro argumento más para cuestionar el cupo del 30% y es que actualmente, siendo las mujeres el 56% del total del sistema judicial, representan nada más que el 28% de sus cargos jerárquicos. Este dato demuestra la plena vigencia del llamado “techo de cristal” en la corporación judicial (a las mujeres les cuesta mucho más que a los hombres el acceso a cargos jerárquicos, avanzar en la carrera), pero en sentido estricto, las reformas por el lado del cupo del 30% se quedan cortas, porque solo “corregirían” en dos puntos la inequidad de género sistémica que padece el Poder Judicial sin significar un incentivo para deshacer el embudo machista en que consiste la carrera judicial.

Sobre esto, una cosa más: una vez cubiertos esos dos puntos con mujeres en los cargos judiciales jerárquicos, ¿qué sentido tendrá el cupo? En una estructura machista como la que analizamos, seguramente “se dé por cumplida la exigencia” y en lugar de funcionar como inspirador de nuevos nombramientos de mujeres, como punto de partida o algo así, probablemente termine haciendo de tapón, librando de cuestionamientos el nombramiento impune de hombres en el restante 70% de los cargos.  

En el Consejo de la Magistratura de la Nación, se debaten mientras tanto algunas modificaciones reglamentarias tendientes a lograr el mismo objetivo de incrementar las designaciones de mujeres en el Poder Judicial. Como es el ámbito donde se confeccionan las ternas de candidatos (y candidatas) que se elevan al Poder Ejecutivo para su propuesta al Senado, las iniciativas aquí son más detalladas.

La idea de la senadora por la provincia de La Rioja Inés Brizuela y Doria, presidenta de la Comisión de Reglamentación del organismo, es que en caso de que las ternas sean conformadas totalmente por hombres, se incorpore una postulante mujer siempre que la misma haya obtenido los puntajes reglamentarios mínimos, la entrevista personal realizada haya sido satisfactoria y la brecha de puntaje con quien integre el tercer lugar de la terna no exceda el 15% de los puntos totales posibles en un concurso.

Si bien no se habla aquí de “cupos”, de hecho y con la adición de los requisitos descriptos, se vuelve al recurso del cupo del 30% que antes comentamos y criticamos, solo que para las candidaturas.

Las dos propuestas parecen salidas de El Gatopardo: todo simula cambiar para que nadie cambie.

La novedad en los proyectos que se barajan en el Consejo de la Magistratura es que incluiría a los juzgados unipersonales, a diferencia del de Carrió, que solo refiere a los cuerpos colegiados. Si bien los tribunales más importantes son pluripersonales, creemos que es preferible la aplicación algún mecanismo general, para todo el sistema judicial.   

Graciela Camaño, diputada nacional y miembro del Consejo, propuso, por su parte, que en todas las entrevistas se evalúe el  «real compromiso con una sociedad igualitaria» de los candidatos.

Nos llama la atención que ninguna propuesta haya contemplado mecanismos más justos y creativos para superar la tendencia al cupo, sobre todo tratándose de procesos de selección basados en el mérito de postulantes. Una que se nos ocurre es que en todas las instancias de evaluación donde esto sea posible, los postulantes se designen con seudónimos, para evitar el sesgo de género tanto en la evaluación de los exámenes como en la posterior inclusión en la terna.

Con el tiempo veremos el resultado concreto de estas disquisiciones, que han de celebrarse porque significan hacer visible un problema real que hasta ahora se ocultaba. Esperamos un debate con altura, es decir, con fundamentos y precisión, que enriquezca las propuestas originales, que ya hemos visto, son muy pobres en los avances.

Para ilustrar hasta qué punto se ha naturalizado que “el Poder Judicial es cosa de hombres”, les compartimos textual una carta de lectores al Diario La Nación. Verán que el autor hace un enorme esfuerzo por compartir la demanda, o por no oponerse abiertamente, sin embargo, sugiere una serie de prevenciones que son una colección de prejuicios machistas, como si todos los males (que en este caso pudieran perjudicar la importante tarea de impartir justicia) fueran características privativas de las mujeres, desde el abuso de poder hasta la envidia. Son las ideas que hay que deconstruir, como se dice, para que no haya que recurrir después a mecanismos como los que repasamos en este artículo para intentar corregir tarde lo que no se hizo bien en el principio:

Mujeres en la Justicia

«Con relación al artículo de Hernán Cappiello acerca del proyecto del Congreso para que accedan más mujeres a la Magistratura debo señalar que la excelencia de los futuros jueces no radica en la igualdad de género o en un tema cuantitativo, sino cualitativo. Y lo cualitativo no se puede calcular matemáticamente. El Poder Judicial se debe integrar con jueces que, además de sus conocimientos, agreguen probidad, experiencia y honestidad. Esto puede darse tanto en hombres como en mujeres. Tradicionalmente la figura del buen juez es sabida por todos. Haría falta algo de historia para recordar quiénes hicieron honor a tan elevado cargo. El acceso de la mujer a las más altas magistraturas es loable y bienvenido, pero deben estar dadas las mismas condiciones en uno y otro caso, es decir, sin que haya privilegios. Finalmente, el perfil de una buena jueza (más allá de los puntos débiles que suele tener en algunos casos la mujer que ejerce mucho poder) conjuga laboriosidad inteligente, fino sentido común, simpatía no exenta de disciplina, lealtad, transparencia, sinceridad, vocación y un claro amor a la profesión más que al cargo. La misma humildad que se requiere en los hombres, no ser competitivas, envidiosas e intrigantes (nada de rumores palaciegos), y que prevalezca la intuición femenina tan característica».

*Carta de lectores en el diario La Nación, del 10 de abril de 2019

 

Debajo compartimos el texto completo del proyecto de la diputada Carrió y artículos de noticias sobre el tema:

Proyecto de ley de la diputada Elisa Carrió
https://bit.ly/2vq1WIf

Paridad de género: Elisa Carrió quiere que haya más mujeres en la Justicia y presenta un proyecto de cupo femenino
https://www.clarin.com/politica/elisa-carrio-quiere-mujeres-justicia-presenta-proyecto-cupo-femenino_0_JVX1_WQbg.html

Avanza una reforma para designar más mujeres juezas
https://www.lanacion.com.ar/politica/avanza-una-reforma-para-designar-mas-mujeres-juezas-nid2236150

En 2018, Vidal designó más mujeres en la Justicia provincial
https://www.lanacion.com.ar/politica/cambio-tendencia-vidal-nombro-mas-mujeres-hombres-nid2215628

 

Deja un comentario