Una experiencia de integración de contenidos en Biofísica

| | | |
Guardar

En los últimos años se ha desarrollado un interés creciente en el uso de analogías y metáforas en la enseñanza de las ciencias (Linares, 2002) y se ha destacado su importancia en la propia formación de conceptos científicos (Palma, 2004).
En particular, la metáfora consiste en un mecanismo de traslación de significados desde un campo semántico fuente (el ámbito conocido) a un campo
semántico destino (el ámbito novedoso al que se quiere dar sentido). Es habitual que se reserve el nombre de metáfora para este procedimiento cuando ambos campos, fuente y destino, aparecen juntos en la misma expresión. Un ejemplo del uso de metáforas en la biología es la palabra célula (celda pequeña), empleada por Robert Hookes en 1665, para nombrar los compartimientos de los tejidos vivos vistos al microscopio. De esta manera, se valió de la familiaridad con las celdas de un panal, o las de un monasterio, para hacer más accesible la idea de célula vegetal a quienes nunca habían visto una. Así, las metáforas científicas toman un término del lenguaje corriente y le asignan un significado especial en su propio ámbito.

En los últimos años se ha desarrollado un interés creciente en el uso de analogías y metáforas en la enseñanza de las ciencias (Linares, 2002) y se ha destacado su importancia en la propia formación de conceptos científicos (Palma, 2004).
En particular, la metáfora consiste en un mecanismo de traslación de significados desde un campo semántico fuente (el ámbito conocido) a un campo
semántico destino (el ámbito novedoso al que se quiere dar sentido). Es habitual que se reserve el nombre de metáfora para este procedimiento cuando ambos campos, fuente y destino, aparecen juntos en la misma expresión. Un ejemplo del uso de metáforas en la biología es la palabra célula (celda pequeña), empleada por Robert Hookes en 1665, para nombrar los compartimientos de los tejidos vivos vistos al microscopio. De esta manera, se valió de la familiaridad con las celdas de un panal, o las de un monasterio, para hacer más accesible la idea de célula vegetal a quienes nunca habían visto una. Así, las metáforas científicas toman un término del lenguaje corriente y le asignan un significado especial en su propio ámbito.