La autonomía del lector. Un análisis didáctico

| | |
Guardar

Formar lectores autónomos es un propósito indelegable de la educación obligatoria. Para cumplirlo, es necesario ante todo aceptar que es también una tarea difícil. Una dificultad esencial es la posición de dependencia que ocupa en la institución escolar el alumno, precisamente ese alumno al que se intenta convertir en lector autónomo.
Reconocer la tensión entre la autonomía postulada y la dependencia cotidiana lleva a poner en duda soluciones aparentemente sencillas y, por eso mismo, muy tentadoras. Parece cuestionable, por ejemplo, que enseñar a los lectores “novatos” estrategias utilizadas por los “expertos” –como lo postulan algunos autores2 y muchos libros de texto actualmente en circulación– resulte suficiente para generar autonomía en el alumno-lector.

Formar lectores autónomos es un propósito indelegable de la educación obligatoria. Para cumplirlo, es necesario ante todo aceptar que es también una tarea difícil. Una dificultad esencial es la posición de dependencia que ocupa en la institución escolar el alumno, precisamente ese alumno al que se intenta convertir en lector autónomo.
Reconocer la tensión entre la autonomía postulada y la dependencia cotidiana lleva a poner en duda soluciones aparentemente sencillas y, por eso mismo, muy tentadoras. Parece cuestionable, por ejemplo, que enseñar a los lectores “novatos” estrategias utilizadas por los “expertos” –como lo postulan algunos autores2 y muchos libros de texto actualmente en circulación– resulte suficiente para generar autonomía en el alumno-lector.