Educación sexual. ¿Cuento con caricia?

| | | |
Guardar

En los últimos tiempos, algo se ha modificado en la relación entre los niños, las niñas y el equipo docente en el jardín de infantes que pone en juego las necesidades básicas de todo niño, como sentirse aceptado, seguro, cuidado y tratado con ternura y cariño. Un miedo difuso se ha instalado de manera gradual poniendo una distancia en la relación de las niñas y los niños con los adultos. Un miedo que los más pequeños pueden llegar a decodificar como rechazo, desprotección, descuido y abandono afectivo.

El miedo a saludar con un beso a alumnos y alumnas, a abrazarlos para consolarlos si lloran, a asumir el cambio de los pañales, a ayudarlos a vestirse cuando su etapa madurativa lo exige puede ser vivido, en ocasiones, como un peligro para el docente.

El texto de Liliana Maltz señala las necesidades básicas que tienen los niños y las niñas que permanecen durante varias horas en una institución y por lo tanto fuera de su familia. También menciona la importancia de recuperar el afecto, el vínculo y el cuidado en la relación pedagógica y la necesidad de generar condiciones para restituir y habilitar la confianza entre el jardín y las familias y promover la reflexión sobre nuestra práctica. El relato en primera persona nos habla del involucramiento y el compromiso que lleva a la autora a reflexionar acerca de estas cuestiones, interpelando nuestra práctica e invitándonos a seguir generando lazos que sean capaces de acompañar afectivamente el tránsito de los niños y las niñas por el jardín de infantes.

Etiquetas: