Algunas Sugerencias para la Utilización de los Textos

| | | |
Guardar

Los textos que presentamos son generalmente densos. No hay que ocultar tampoco la dificultad que normalmente entrañan. Al contrario, nos parece que de la constatación y aceptación de esta cualidad se deriva ya una primera sugerencia: son textos para estudiar, no para leer. Por consiguiente, el lector debe evitar las prisas superficiales y concentrarse en la captación de lo que el autor aborda y quiere exponer.
Ocurre a menudo que, aun supuestas las mejores actitudes en el lector, éste se encuentra como perdido o sin recursos a la hora de enfrentarse con este tipo de textos. Aunque las lecturas presuponen la exposición de la materia en la clase, somos conscientes que se requiere todo un proceso de aprendizaje y hábito en el trato con estas lecturas. Como orientación y ayuda, ofrecemos una serie de cuestiones que pueden facilitar su comprensión