Un proyecto de ley para involucrar más a las escuelas bonaerenses en la lucha contra la violencia de género.Vigente

18 octubre 2016 |

La realidad nos muestra diariamente que la violencia contra las mujeres está muy lejos de erradicarse. Un informe reciente de la Procuración General bonaerense dice que durante 2015 se registraron 98 femicidios en la provincia. Lo grave del informe es que nos permite ver que la mayoría de las víctimas eran mujeres jóvenes, que el 70% de los asesinatos fueron cometidos por la pareja y el 15%, por algún familiar. En la gran mayoría de los casos esta violencia se ejerce “puertas adentro”.

Es impostergable ampliar y profundizar las políticas públicas para promover la concientización y sensibilización de esta temática tan compleja. Para lograr de verdad una transformación profunda debemos apelar a la educación. Y hacerlo dentro del ámbito educativo institucional mediante programas elaborados con seriedad, responsabilidad y creatividad, y que integren el plano teórico con el práctico para obtener cambios efectivos, valiosos y sostenidos en el tiempo.

Por ello presenté un proyecto de ley en el Senado provincial para que la Dirección General de Cultura y Educación desarrolle talleres vivenciales dotados con soportes teóricos elaborados en forma de cuadernillos ilustrativos: teoría y práctica al mismo tiempo.

El objetivo es que los talleres permitan abordar, explicar e identificar los casos de violencia verbal, física, psíquica, emocional, económica y sexual contra las mujeres en los diferentes lugares que forman parte de la cotidianidad de los adolescentes. Además, el carácter vivencial de los talleres y la circulación de los cuadernillos permitirán que las experiencias pedagógicas concretadas en el aula se multipliquen y alcancen a las familias y al entorno de los jóvenes.

Proponemos que la aplicación de la ley incluya a todos los establecimientos educativos de gestión pública y privada del nivel secundario. Incluso, debido a los diferentes criterios pedagógicos para el abordaje del tema, entendemos que las autoridades podrán definir si la ley es aplicable también en el ciclo primario.

Los talleres y los cuadernillos ilustrados permitirán tratar la temática desde distintos ángulos y con variadas perspectivas con el objetivo de que los adolescentes reconozcan y rechacen los actos y las actitudes agresivas y violentas, y obtengan herramientas para enfrentar y denunciar cualquier acto que atente contra su persona y su integridad psicofísica.

También ofrecerán fórmulas para que puedan defenderse sabiendo adónde acudir para pedir apoyo, cuál es el mejor modo de hacer una denuncia y en qué lugares encontrar la contención necesaria para cada caso.

La inclusión de la temática en los contenidos curriculares oficiales favorecerá la construcción temprana de una ciudadanía consciente de los derechos fundamentales, al tiempo que promoverá relaciones sociales y afectivas que favorezcan la igualdad de género, y permitirá destacar la importancia del cuidado integral de ellos mismos en la afirmación de su personalidad y dignidad.

La Dirección General de Cultura y Educación deberá capacitar a los docentes para que se familiaricen con la complejidad de la temática y conduzcan los talleres con la calidad pedagógica y sensibilidad que se requiere.

Los contenidos deberán ser elaborados de forma transversal e interdisciplinaria por expertos en la temática. Y remarcamos la necesidad de que se registren las experiencias logradas para medir el impacto que se logra en las comunidades educativas con el fin de ampliar los beneficios y aplicar las correcciones necesarias.

*Publicado originalmente como “Abordar la violencia de género en las escuelas”. De Patricio Hogan, senador de la Provincia de Buenos Aires por el Frente Renovador, para LN del jueves 13 de octubre de 2016.